Piso amueblado o piso sin amueblar: ¿cuál es más fácil de alquilar?

Primero, ¿para quién buscas alquilar tu vivienda? La rapidez para alquilar tu piso depende del propósito y de las necesidades del inquilino, pues si es estudiante, una pareja o un trabajador foráneo su estancia en tu hogar será mucho más corta que la de una familia que busca una estancia prolongada. La ubicación de tu piso sería útil para detectar al inquilino que más te favorece y, con ello, la adecuación de tu piso. 

A decir verdad, cada modalidad tiene sus ventajas y desventajas. ¡Te daremos algunos consejos y te ayudaremos a despejar las dudas al alquilar un piso amueblado o las de uno sin amueblar! Comencemos… 

Alquilar un piso amueblado es ideal para estudiantes y foráneos.

Publicitar el alquiler de un piso sin amueblar para estudiantes podría tener poca recepción y el proceso sería mucho más tardío. Bien, ¿has decidido ocupar tu piso rápido y con inquilinos que planeen quedarse poco tiempo ahí? Entonces, ¡amueblado estará mejor!  

-Para alguien que va llegando a una nueva ciudad y está próximo a iniciar actividades laborales o académicas sería una tortura domiciliarse en un piso vacío, ese inquilino busca un sitio listo para vivir. Colocar en tu piso el mobiliario básico, los electrodomésticos esenciales y algunos utensilios le será de gran ayuda. 

– Si quieres subir un poquito el precio de tu inmueble procura que el mobiliario sea lo menos antiguo posible. De esta manera, el ocupante sabrá que el valor de tu piso está ajustado a tus esfuerzos por ofrecerle el mejor lugar para vivir. ¡Mientras más nuevo, mejor! 

– También estaría genial optimizar tu propiedad con elementos que reduzcan el gasto energético. Coloca bombillas de bajo consumo, dales fuerza a las entradas de luz natural, instala ventiladores o pon electrodomésticos de serie A en adelante. ¡La eficiencia energética atraerá a los inquilinos! 

X ¡Espera, aquí tenemos una desventaja! El punto que tendrías en contra es el grado de responsabilidad que asumirá el inquilino en el cuidado de tus pertenencias y su respuesta ante los posibles daños.  

Al establecer el contrato de alquiler haz un inventario de tus objetos, en el que especifiques su estado y las pautas en caso de futuras reparaciones. Como dicen por allí, “cuentas claras, conservan amistades”.  

¡Por cierto! Por nada del mundo conviertas tu propiedad en un baúl de recuerdos ni en un trastero, porque tus posibles inquilinos “actuarán natural” y huirán “lentamente” de tu hogar.  

¡Sin muebles! ¡Desaparece preocupaciones!

Ahora bien, cuando surge con más intención la idea de alquilar tu piso sin amueblar tienes a tu favor estabilidad en el contrato: será una estancia más larga. Los ocupantes que buscan viviendas sin muebles son porque, seguramente, harán de ella su hogar. Así que tener la posibilidad de colocar los muebles de su preferencia y acondicionar tu piso a su manera será un gancho. 

-Algunas familias buscan pisos sin amueblar porque ya cuentan con todo el mobiliario, para ellos será muy útil una vivienda vacía y, además, la apreciarán mucho más. ¡Nada mejor que tener la libertad de que acondicionen el hogar bajo sus preferencias!

– Los pisos vacíos ofrecen la sensación de innovación y creatividad para quienes deciden vivir en ellos. Por consiguiente, encontrarán atractivo poder reorganizar los muebles cada cierto tiempo, quizá por gusto o porque las necesidades de los ocupantes cambien.  

– Por lo general, a los dueños les preocupa dejar el mobiliario del piso a desconocidos, debido a los daños que podrían suscitarse y el cómo se asumirán estas reparaciones. Un piso vacío va en armonía con, al menos, 5 años de tranquilidad, ¿qué te parece esta propuesta?  

El lado negativo de alquilar un piso sin muebles es que el público que busca pisos bajo esta modalidad es mucho más reducido que quienes quieren alquilarlo equipado. ¡Así que ocuparlo podría tardar un poco! Unido a ello, el precio no tendrá mayor variación, ya que el inmueble ofrece pocas comodidades. 

¿Y cuál alternativa es más recomendable?

Ambas opciones muestran sus pros y sus contras, aunque siempre habrá una variable que responderá a tu inquietud: ¿cuán largo quieres que sea el contrato de alquiler? El prototipo de tu habitante ideal y tus particularidades te ayudará a escoger la mejor opción para abrir las puertas de tu vivienda.

De todas formas, no deberías ni preocuparte porque cuando alquilas tu piso con agentes inmobiliarios que trabajan a la velocidad de Flash ─pero con credencial púrpura─, tu piso estará ocupado muy pronto, con o sin muebles. ¡Corre con SwiftFlats!